Publication:

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - 2021-09-15

Data:

El chile en nogada, el chile de Puebla

Gastronomia

TEXTO: CLAUDIA GONZÁLEZ- ARAGÓN FOTOS: SECRETARÍA DE TURISMO DE PUEBLA

LOS COLORES QUE DEFINEN A MÉXICO TIENEN SU LUGAR DESDE HACE 200 AÑOS EN ESTE EXQUISITO PLATILLO POBLANO, UNO DE LOS MÁS REPRESENTATIVOS DE LA COCINA NACIONAL JUNTO A LOS TACOS Y EL MOLE El chile en nogada es el plato barroco más barroco, somos una ciudad barroca, llena de mezclas y retablos cargados de detalles en las iglesias, somos la fusión de los pueblos originarios, combinados por el bagaje europeo y del oriente, con las cargas de la Nao de China, por todo esto nuestra cocina no puede ser menos… Nacido en Puebla, una ciudad cercana a Ciudad de México, el chile en nogada es uno de los tres platillos más representativos de la cocina mexicana, junto con los tacos y el mole. Pero es, sin duda, el ganador en complejidad y exclusividad de preparación. Concebido para homenajear a Agustín de Iturbide, se mejoró un plato que ya existía con cierta anterioridad, aunque logró su máximo esplendor con motivo del día de su santo. Cuenta la leyenda que un 28 de agosto de 1821, a las monjas del convento de Santa Mónica se les encargó un plato que pudiera homenajear la visita del virrey por Puebla, mejorando así el existente chile con fruta que ya se preparaba. En su decoración ostenta los tres colores de la bandera mexicana: el verde en sus ramas de perejil, el blanco en la salsa de la nogada y el rojo en los granos de granada; además de todos los ingredientes que tan perfectamente armonizan y se combinan en el interior del propio chile: carne, piñones, almendras, fruta de estación, manzana, pera y durazno de la región, escogidas entre una gran variedad por su sabor ácido y particular. Originalmente concebido como un postre, el chile en nogada se ha vuelto con el paso de los años el platillo más emblemático del estado y del país. Personas de todos los rincones llegan a Puebla durante ocho semanas, que es el tiempo en que se conjugan simultáneamente sus ingredientes, a degustar este platillo. En muchos restaurantes se tiene la costumbre de numerar los chiles; es decir, al inicio de la temporada se sirve el chile 1 con una pequeña banderita clavada en el plato y así se va aumentando la numeración de manera que al final de la temporada en los sitios más concurridos un comensal puede comerse el chile 8,000 por decir algo. Otra costumbre entre los poblanos es ir durante la temporada a la mayor cantidad de lugares que ofrecen ese plato. De manera que es tema de charla el decir entre amigos: ¿Cuántos chiles llevas este año? ¿Ya probaste el de “N” lugar? ¿En tu casa se van a preparar este año chiles? Han abierto un sitio nuevo, dicen que sus chiles van a dar pelea este año… El chile en nogada también tiene su postre que es el llamado mollete; mollete dulce, porque en México también se prepara un mollete salado. En fin, que este dulce postre, que tan bien combina con el chile en nogada, es rico en notas de coco, con interior envinado y coronado por una delicada salsa dulce de pepitas de calabaza, que al secarse cuaja y el resultado es sublime. Preparado en las principales tiendas de dulces típicos de la calle del convento de Santa Clara, el mollete cobra con el chile en nogada importancia especial en estas semanas—entre julio y septiembre—que integran la temporada. Y como maridaje podemos recomendar un mezcal DO Puebla, que ha ido cobrando relevancia desde 2017, en que logró su denominación de origen; o una copa de vino rosado, que combina a la perfección. Una visita a Puebla en temporada de chiles en nogada es un placer que no deben dejar de vivir en algún momento de la vida.

Images:

© PressReader. All rights reserved.