CON SABOR A MAR CIERRA MINLOFF SU SEGUNDA EDICIÓN

YORDANIS RICARDO PUPO

Por YORDANIS RICARDO PUPO Fotos CORTESÍA DEL EVENTO @ YRICARDO

2021-09-29T07:00:00.0000000Z

2021-09-29T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282445647213516

ESPAÑA

Con el sabor mediterráneo de Málaga y Barcelona cerró Milnoff su segunda edición. El festival flamenco reservó para su última jornada a Mayte Martín y su ALCANTARAMANUEL, amén de sendas zambras gitanas, dedicadas al cantaor Curro Albayzín. En la tarde del domingo la ciudad se llenó de los cantes y bailes típicos de las cuevas del Sacromonte. Los de la Venta El Gallo y la Cueva de La Rocío dieron pruebas suficientes de la magia que habita en este antiguo barrio gitano, reconocido como cuna del flamenco granadino. Y al ponerse el sol, la cantaora catalana –una de las de mayor prestigio del panorama actual del flamenco-, llegó hasta el Auditorio Manuel de Falla para poner el broche de oro con un espectáculo que no por antiguo deja de sorprender al público. A medio camino entre la canción de autor y el flamenco, ALCANTARAMANUEL es un hermoso proyecto encargado por la Bienal de Málaga para homenajear al poeta Manuel Alcántara (19282019) que, tras dos años de trabajo, vio la luz como disco en 2009. Concebido como la banda sonora de una película, comienza y acaba al compás del violín –interpretado magistralmente por Biel Graells; y maridado, en esta ocasión, con la percusión de David Domínguez, Guillermo Prats al contrabajo y Alejandro Hurtado a la guitarra. En su dilatada carrera, Mayte ha ido alternando el flamenco con el bolero y hasta se ha atrevido con el tango argentino – con la cubana Omara Portuondo ha grabado algunos temas (en Tiempo de amar, 2003) y con Tete Montoliu al piano hizo una hermosa grabación en 1996 (Free boleros). Todo ese proceso de aprendizaje ve su culminación en un espectáculo profundo y sensible al mismo tiempo: en “doce conmovedoras canciones que son doce paisajes sobre la niñez, la guerra, Miguel Hernández, Picasso…” paisajes y canciones llenas de una melancolía que no siempre es negativa: Y es que en su voz, los versos del malagueño vuelan libres, lo mismo cuando le habla a su hija (Excusas a Lola), que cuando recuerda el ambiente mediterráneo donde creció (No sabe el mar que es domingo y Por la mar chica del puerto), o a personajes ilustres que marcaron al poeta-periodista que, según cuentan, publicó al menos un artículo diario en diversos periódicos nacionales durante más de sesenta años, convirtiéndose en el columnista de mayor longevidad y audiencia de España. Uno de esos poemas musicalizados está dedicado a Manuel Altoaguirre, también poeta y fundador de la revista Litoral, en cuyas páginas se dio a cono cer casi toda la Generación del ´27. El accidente de tráfico que le quitó la vida, en 1959, frustró un encuentro que tenían planificado, pero éste quiso recordarle: “Manuel: yo no sé si sabes Que también somos paisanos En la muerte infatigable.” Aunque mucho tuvo que esperar para encontrarse con su paisano: Manuel Alcántara falleció en abril de 2019, a los 91 años, quizás porque en su andar fueron ciertos estos versos: Entre canción y canción, la catalana fue narrando estas y otras experiencias aprehendidas en su “encuentro” con el poeta malagueño, mientras el público intentaba no respirar esos 2 o 3 minutos en que la magia lo inundaba todo; luego, se deshacía en aplausos de igual duración, que hacían a la cantaora bajar la cabeza dando señales de una timidez -o de una sencillez-, admirable. Y aunque algunos se quedaron con ganas de oír su parte más flamenca, no hubo mejor cierre que este para un festival que va consolidando su presencia en una ciudad que aspira a ser Capital de la Cultura Europea en 2031. De momento, volveremos a encontrarnos con Milnoff en 2022, año en que Granada toda festejará el centenario del Primer Festival de Cante Jondo, que gracias al empeño de intelectuales como Manuel de Falla y Federico García Lorca, puso la primera piedra del largo camino que ha llevado al flamenco a ser reconocido por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

es-cu