24 HORAS de Le Mans TOYOTA INVENCIBLE

POR 5.0 AÑO CONSECUTIVO GANA LA MARCA JAPONESA. ESTE AÑO CON DOBLETE. SE VIERON MUY FUERTES CON EL GR010 HYBRID DEL EQUIPO TOYOTA GAZOO RACING

Por Leo H. Allen

2022-07-22T07:00:00.0000000Z

2022-07-22T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282497187400835

LE MANS

Desde 2018, la victoria parqueó en el garaje de la escudería Toyota Gazoo Racing. Sus armas letales Hybrid, parecen no tener rivales. Y eso que este año se dijo que habría resistencia; pero no, ni los hypercar de Glickenhaus ni de Alpine, quebraron la tranquilidad en los boxes de Toyota. Los bólidos de Gazoo Racing dominaron las 24 Horas. El Toyota ganador fue el número 8, con la conducción de sus tres pilotos: Sébastien Buemi, Ryo Hirakawa y Brendon Hartley. Para esta 90 edición de «la madre de todas las carreras», que se celebra en el mes de junio, habitualmente todos los años (salvo excepciones, como durante de II Guerra Mundial y otros inconvenientes), se inscribieron un total de 62 bólidos: cinco Hypercar, veintisiete en la categoría LMP2, siete en la LMGTE-Pro y veintitrés en la LMGTE-Am. La categoría reina es la Hypercar (LMH: Le Mans Hypercar), antes llamada LMP1 (Le Mans Prototipos 1), que agrupa a los automóviles especiales, los que son fabricados para competir, no de producción ni los que se comercializan o se conocen como prototipos. Los cinco competidores este año fueron dos Toyota GR010, dos SCG 007 LMH, de la Scuderia Cameron Glickenhaus, y el prototipo LMP1 de Alpine, que no terminó. En la categoría de plata (LMP2), de los 27 inscriptos, 26 son Oreca 07 y, el otro, es un Ligier, todos unidos en diferentes escuderías. Esta clase se creó para equipos privados y gentleman. Son autos más baratos, con chasis y carrocería menor de 450 000 euros y motores de serie con las prestaciones controladas. El Nissan de ocho cilindros es popular aquí por económico y fiable. Ganó el Oreca 07-Gibson número 38 del equipo JOTA, con sus tres pilotos: Roberto González, Antonio Félix Da Costa y Will Stevens. Le Mans comenzó sus carreras con los modelos Gran Turismo Endurence (GTE), que luego se dividió en GTE-Pro (Profesional) y GTE-Am (Amateur). En la GTE-Pro se compite con autos de calle ampliamente modificados, cuyo peso no sea menor de 1245 kilos, con tanque de combustible de 90 L, de dos puertas y 4,8 m de largo. Este 2022, los competidores de la GTE-Pro (solo siete inscriptos) son tres Ferrari 488 GTE, dos Porsche 911 RSR y dos Corvette C8 R. Ganó el Porsche número 91 del equipo Porsche GT Team, con sus pilotos: Gianmaria Bruni, Richard Lietz y Frédéric Makowiecki. Finalmente, en la categoría GTE-Am se exige que cada escudería tenga, al menos, un piloto experimentado (Pro), con resultados deportivos. Sus dos compañeros al timón pueden ser menos curtidos. En esta clase se compite con autos ya usados en temporadas anteriores, que son un tanto menos costosos y cuentan con aval de competencias anteriores. De esta manera, llegan cada temporada nuevos pilotos entusiasmados por la posibilidad de ingresar al circuito mundial de las carreras de resistencia, en el cual Le Mans es lo máximo. En esta 90 edición de “la madre de las carreras”, en la categoría GTE-Am ganó el Aston-Martin Vantage GTE del equipo TF Sport, con sus tres pilotos: Ben Keating, Henrique Chaves y Marco Sorensen.

es-cu