VOLKSWAGEN E-DELIVERY 100% ELÉCTRICO GASTA MENOS Y TRABAJA MÁS

VOLKSWAGEN YA TIENE EN SURAMÉRICA UN CAMIÓN ELÉCTRICO IDEAL PARA LA DISTRIBUCIÓN URBANA. POCO A POCO LA NUEVA MOVILIDAD LLEGA AL SUR, QUE PODRÁ BUSCAR NUEVAS FUENTES ENERGÉTICAS

Por Jorge Esténger Wong

2022-07-22T07:00:00.0000000Z

2022-07-22T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282531547139203

MARÍTIMO

e-Delivery es la versión eléctrica del conocido modelo que hasta ahora Volkswagen comercializaba con motor diésel. Así, el grupo alemán continúa un proceso que ya parece irreversible, tras la llegada el año pasado de automóviles como el Audi e-tron y el Volkswagen ID. El Volkswagen e-Delivery se ha desarrollado 100 % en Brasil, por 150 técnicos e ingenieros que lo gestionaron íntegramente, con más de 400 000 km de pruebas en todas las condiciones de caminos, climas y alturas; a un costo estimado de unos 30 millones de dólares. El e-Delivery está previsto para comercializarse fuera de Brasil, en otros países de la región, para mediados de este 2022 y ha resultado un camión que cuenta con un impulsor que genera 408 CV de potencia y un par motor de 2150 Nm. Tiene una configuración 6x2 y en Volkswagen aseguran una autonomía de hasta 250 km. El motor eléctrico principal tiene 300 kW (equivale a unos 408 CV aproximadamente), instalado en la parte trasera, siendo esta una de las principales diferencias estructurales respecto a la versión diésel. Este impulsor se convierte en generador, entregando energía a las baterías, al transformar la energía cinética en electricidad, pudiendo tener hasta un 40 % de regeneración. Esto lo hace al levantarse el pie del acelerador y comenzar a actuar, además, como un eficiente y seguro freno. La suspensión del flamante camión es neumática y permite suspender uno de los ejes, para lograr mayor economía en el tráfico. Tiene un peso bruto total de 14 300 kg y su capacidad máxima de carga útil, sumada a la carrocería, alcanza los 9055 kg. La versión de 11 t, en configuración 4×2 equipado con el mismo motor y misma suspensión, tiene un peso bruto total de 10 700 kg y su capacidad máxima de carga útil, sumada a la carrocería, alcanza los 6320 kg. Dentro, la cabina es idéntica a la versión diésel solo que, en el tablero, aquí hay un medidor de carga de la batería, en lugar del nivel de combustible. Entre otras novedades disponemos de un modo Eco-Drive, utilizado cuando el vehículo está descargado y no necesita utilizar todo el potencial del motor. El vehículo ajusta automáticamente su rendimiento en funcionamiento ahorrando consumo de batería y aumentando la autonomía. En el área frontal ahora encontramos los dispositivos de control, el radiador del aire acondicionado, el radiador del motor (que funciona con un líquido refrigerante común) y el radiador de las baterías. Dispone de tres bombas de agua para mantener a una temperatura adecuada las baterías y el impulsor. Además, tiene un compresor de aire, con motor eléctrico, que alimenta la suspensión neumática y los frenos. Las baterías son de litio y hay disponibles packs de 3 y 6 baterías. Volkswagen afirma que las baterías duran entre 5 a 7 años y cuando ya no son operativas para el camión, aún absorben hasta un 70 % de su capacidad, siendo utilizables en otras funciones hasta por 15 años. Para su carga es necesaria una red de 380 volts y 4 horas. Si bien su precio no fue dado, estiman que puede estar entre 2,5 veces y 3 el valor de un Delivery diésel, de acuerdo con la configuración.

es-cu