BMW YA FABRICA EL i7 SU BERLINA ELÉCTRICA CON AIRES DE LIMUSINA

EL NUEVO MODELO, EPÍTOME DE LA TECNOLOGÍA DE LA MARCA ALEMANA, BRINDARÁ A SUS PASAJEROS LA EXPERIENCIA DE UNA AUTÉNTICA SALA DE CINE PRIVADA SOBRE RUEDAS

Por Ariel B. Coya

2022-09-26T07:00:00.0000000Z

2022-09-26T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282780655385437

ELÉCTRICO

La nueva Serie 7 de BMW y su variante 100 % eléctrica, el BMW i7, ya son producidas en la planta alemana de Dingolging, la factoría tecnológicamente más avanzada del fabricante alemán, para poder iniciar las entregas de sus primeras unidades a finales de este mismo año. Lo cierto es que la berlina premium eléctrica aspira a posicionarse como el referente más avanzado de su segmento, dotada de todo el confort y el lujo que cabe esperar en un modelo de semejante calado. Este vehículo con aires de limusina llega con una única variante de carrocería de batalla larga que estira al máximo el espacio en la parte trasera, con un poderoso y exclusivo diseño que, de seguro, no dejará indiferente a nadie (solo superado en longitud por el Clase S Maybach con sus 5,47 m de largo). En ese sentido, el BMW i7 reproduce un tanto las líneas estéticas ya anticipadas en el SUV iX, haciendo gala de sus dobles faros, aunque la marca ha querido también ofrecer un plus, sobre todo en el apartado tecnológico. Aparte de la gran calidad de los materiales, la pantalla BMW Theatre —desplegada desde el techo con Amazon Fire TV integrada— brinda una opción de infoentretenimiento única para los pasajeros, con una superficie táctil 8K de 31,3 in y el sistema de sonido envolvente Bowers&Wilkins con subwoofers en el asiento. La experiencia multisensorial del vehículo que otorga el BMW iDrive es afianzada por los controles remotos en los paneles de las puertas, lo que convierte la parte trasera del habitáculo en una auténtica sala de cine privada sobre ruedas. Y ello sin mencionar el amplio elenco de avanzadas ayudas a la conducción y elementos de seguridad exclusivos de la marca, que incluyen el reconocimiento de vehículos y peatones en los cruces, asistente de marcha atrás y aparcamiento, o el control de crucero con nivel 3 de conducción autónoma, que exime de llevar las manos al volante en autopistas. Faltan por revelarse aún los detalles técnicos relativos a su rendimiento en carretera, pero tomando como referencia los 1000 km de autonomía del BMW iX con las baterías Gemini de ONE, ya podemos hacernos una idea de por dónde pueden ir los tiros. En resumidas cuentas, es un modelo sencillamente soberbio.

es-cu