EL CRIOLLO TRIUMPH TR10 DE ALEXIS ZAMORA

ALEXIS ZAMORA ES UN ENTUSIASTA EMPEDERNIDO DE SU AUTO, DEL CUAL ES PROPIETARIO HACE DIEZ AÑOS. LO ADQUIRIÓ DE SU PRIMER PROPIETARIO, UN ANTIGUO COMERCIANTE DEL MUNICIPIO BOYEROS, EN LA PERIFERIA SUR DE LA HABANA

Texto y Fotos: Jorge Esténger Wong

2022-09-26T07:00:00.0000000Z

2022-09-26T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282784950352733

CLÁSICO

Recuerda que, al momento de su compra, el auto ya estaba al cuidado de su hijo, quien realizó modificaciones mecánicas, como la sustitución del pequeño motor original y la caja de cambios. La carrocería se encontraba bastante deteriorada y Alexis comenzó a restaurarla, cuidando su originalidad tanto como le fue posible. Resulta que el Triumph TR10 no es un auto ordinario. Siendo un modelo humilde, pequeño y sin grandes virtudes, resulta un espécimen curioso debido a lo singular de su origen y nacer a la sombra de los míticos deportivos de la compañía. Alexis reside en el Cotorro -municipio a unos 20 km al sudeste del centro de la ciudad-, donde encuentras excelentes operarios de automóviles desde siempre. Recuerdo que, en los años ochenta, conocí allí personas que producían hasta parabrisas para modelos como los Chevrolet de 1955 al 58. Pacientemente recabó información, imágenes y logró armar su proyecto. Ya encaminada la reparación de la carrocería, encargó el niquelado de los elementos que aún conservaba y la elaboración de algún otro ya dañado por el tiempo. Al sur de La Habana, a la salida de Boyeros, existen verdaderos expertos en esta especialidad e incluso, ya en el propio centro de la ciudad, comienzan a existir negocios especializados en comercializar aditamentos como adornos, cintillos, manillas y similares. El resultado de tanto esmero se puede apreciar en las fotos que acompañan este trabajo. Hoy, Alexis se encuentra inscrito en el Club de Autos Clásicos Británicos y participa con regularidad en sus actividades, además de ser habitual del Rally de Autos Clásicos y Antiguos anual que organiza el Club A lo Cubano, la mayor fiesta del automovilismo de época en Cuba. Un poco de historia Triumph fue un fabricante británico de automóviles desaparecido desde 1984. Sus orígenes fueron como fábrica de bicicletas, evolucionaron a las motos y, por último, en 1923, a los autos. En noviembre de 1944 la Standard Motor Company adquirió la Triumph Motor Company, pasando a formar la Triumph Motor Company Limited. Al comienzo de los 50, Standard-Triumph decidió utilizar la marca Triumph para vehículos deportivos y lanzan la dinastía TR, manteniendo Standard para las berlinas. El éxito de los TR hizo a Triumph más popular que la propia matriz Standard, y se utilizó su nombre para todos los productos de la compañía. Así, el Standard Ten (10) se comenzó a producir en 1954 como Triumph. Tenía un motorcito 4 en línea de 0,948 L, 4 cambios sincrónicos, alcanzaba una velocidad máxima de 110 km/h, aceleraba de 0 a 100 km/h en 38 s y su consumo era de 8,2 L/100 km. Se fabricaron 172 500 unidades, de las cuales unas 4000 llegaron a nuestra área.

es-cu