La RUTA DE LAS ESTRELLAS

EN LA HISTORIA DE UNA AEROLÍNEA HAY HECHOS QUE CONSTITUYEN GRANDES ACONTECIMIENTOS Y MARCAN UNA ETAPA EN SU DESARROLLO. PARA CUBANA DE AVIACIÓN, LA «RUTA DE LAS ESTRELLAS» MARCÓ EL INICIO DE LA ERA DE LOS VUELOS TRANSOCEÁNICOS

Por Jorge Osmani Moreno Pérez

2022-09-26T07:00:00.0000000Z

2022-09-26T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282810720156509

AERONÁUTICA

Finalizada la II Guerra Mundial comenzó un auge inusitado de los servicios aéreos. Algunos países, víctimas de la contienda, tuvieron que comenzar de nuevo, mientras que otros reiniciaban su carrera deprimida por las condiciones que dejaba el conflicto. Corría el año 1946 y Cubana de Aviación no estuvo ajena al «boom» generado por la enorme oferta de aeronaves que integraban los grandes inventarios de «surplus» de guerra. Es el momento en que incorpora a su flota un número de aeronaves DC-3. Muchas fueron C-47 reacondicionados, pero también aprovecha la ocasión para adquirir una aeronave que le permitiera la ejecución de vuelos de largo alcance. La visión de una ruta trasatlántica estaba presente. La principal empresa de la Isla no tenía establecidos los vuelos a Europa y esa era una buena posibilidad para iniciarlos. Luego de las valoraciones pertinentes, la compañía adquirió el primero de sus DC-4B con el objetivo iniciar la ruta Habana-Madrid, que también incluiría en su trayecto destinos intermedios a través del Atlántico Norte: Bermudas, Azores y Lisboa. Nace la «Ruta de las Estrellas» El 26 de abril de 1948 el proyecto se hizo realidad con el primer vuelo que dejaría inaugurada la «Ruta de las Estrellas», ya que el primer DC-4B fue bautizado como «Estrella de Cuba». Aquel primer vuelo fue todo un acontecimiento, pues no solo abría un nuevo servicio aéreo entre América y Europa, sino que convertía a Cubana de Aviación en una de las pioneras en establecer una ruta transoceánica por el Atlántico Medio. La ruta solicitada y aprobada fue Habana-Bermuda-Santa María de las Azores-Lisboa-Madrid; no obstante, se aprobó una ruta de invierno por el Atlántico Sur para aprovechar los vientos favorables: Habana-Port of Spain-Belem-Dakar-Madrid y la variante Habana-Port of Spain-Isla Sal-Lisboa-Madrid. La noticia tuvo una gran repercusión en los medios de la época. La inauguración de una ruta intercontinental reforzaba la reputación de una compañía que había tenido un buen desempeño durante sus ya casi 20 años de operación: ostentaba la placa de bronce otorgada en 1945 por el Consejo Interamericano de Seguridad por más 11 años consecutivos sin accidentes, además de la favorable opinión de sus usuarios en cuanto a la calidad de los servicios y la profesionalidad de sus tripulaciones. El vuelo inaugural fue realizado en un tiempo total de 24:33 h en el trayecto Habana-Madrid y el regreso le tomó un tiempo de 27:05 h. El éxito inicial fue secundado por la compañía española LAPE (Líneas Aéreas Postales de España) —posteriormente convertida en Líneas Aéreas de España (IBERIA)—, que en 1949 inauguró la ruta Madrid-La Habana, en virtud de tratados bilaterales entre Cuba y España. A pesar de existir dos aerolíneas operando la misma ruta, esta tuvo un éxito notable, lo que motivó que a finales de 1949 Cubana de Aviación adquiriera otro DC-4B para adicionarlo a los vuelos de la «Ruta de las Estrellas», bautizado como «Estrella de Oriente». Un dato a destacar es que durante los años 1949 y 1950 se transportaron 6290 pasajeros por la «Ruta de las Estrellas». Dos lamentables accidentes dieron fin a la «Ruta de las Estrellas», pero Cubana de Aviación no se amilanó y mantuvo la ruta La HabanaMadrid hasta nuestros días con la incorporación de los Lockheed L-049 y L-1049 Super Constellation durante los años 50. En 1959 introduce los Bristol Britannia BB-318 en la ruta Habana-Madrid y en nuevos destinos a Europa. Desde 1972 hasta la actualidad, la ruta Habana-Madrid y otros destinos a Europa han estado a cargo de aeronaves DC-8, IL-62M, DC-10 e IL-96-300.

es-cu