Tres vehículos papales de marca PEUGEOT

EN DICIEMBRE DE 2019 AL MUSEO DEL AUTOMÓVIL DE LA OFICINA DEL HISTORIADOR FUERON DONADOS TRES VEHÍCULOS PAPALES DE EXACTA SIMILITUD ENTRE SÍ

Por Ignacio M. Reyes Fandiño Fotos: Sergei Montalvo Aróstegui

2022-09-26T07:00:00.0000000Z

2022-09-26T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282832194992989

DEL MUSEO

Los automóviles, preparados en Cuba para la visita del papa Francisco, tienen como base un utilitario de Peugeot conocido como Hoggar. Se trata una camioneta ligera o Pick-Up, basada a su vez en un modelo lanzado en Brasil para el mercado latinoamericano denominado 207 Compact. A diferencia de otras ocasiones, los papamóviles utilizados no poseen un diseño basado en la seguridad o el lujo. Quien recuerde imágenes de visitas anteriores recordará el imponente Mercedes-Benz clase ML en el que fue transportado Benedicto XVI. A diferencia de un vehículo de semejantes prestaciones y precio, el papa Francisco utilizó automóviles Peugeot de precio bajo con un diseño más bien espartano y condiciones de seguridad básicas. Aparte del domo de plexiglás que recubre la zona reservada para el distinguido pasajero, el vehículo no posee otra medida de protección. Solo se exceptúa la ventanilla trasera de la cabina, retirada para optimizar la comunicación entre el conductor y el compartimiento trasero, ocupado por el papa y dos agentes encargados de su seguridad personal. Para muchos resulta curioso que sean tres vehículos de exacta similitud. Ello se debe a que fueron destinados a cada una de las ciudades que Su Santidad visitó en septiembre de 2015: La Habana, Santiago de Cuba y Holguín. Dada la brevedad de la visita y la larga distancia a recorrer, se tomó la alternativa de que se enviase un vehículo a cada una de estas ciudades. Respecto a la marca de los vehículos, la firma francesa ha establecido sucursales en América Latina con el objetivo de fabricar modelos para este mercado. Los automóviles suelen ser más baratos que los fabricados en Europa y, en algunos casos, no cumplen con los protocolos de seguridad de la Unión Europea. De cualquier modo, el prestigio de la insignia del león rampante es innegable respecto a la calidad de estos modelos en específico. Peugeot es uno de los más antiguos fabricantes de automóviles de la historia y su tradición como familia de industriales se remonta a varios siglos. Comienza a aparecer en la historia como fabricante de piezas de calderas. Su negocio en la fabricación de miriñaques fue de tal éxito que se llegó a afirmar que todas las mujeres europeas usaban miriñaques de Peugeot. A fines del siglo XIX la familia obtuvo gran éxito en la producción y venta de bicicletas. El padre de la tradición de la marca como fabricante de automóviles fue Armand Peugeot. Su capacidad llegó a situar los vehículos que produjo en las carreras de la época, las cuales le hicieron ganar prestigio entre los aficionados y pilotos. El Bebe Peugeot fue entonces para los grandes públicos y con un éxito similar al obtenido por el Model T de Henry Ford en Estados Unidos. La marca ha estado presente desde los años heroicos del automóvil hasta nuestros días. Dentro de su larga trayectoria, además del Bebe, ha producido hitos del automovilismo europeo, como el modelo 202 provisto, quizá por primera vez en la historia, de un techo metálico retráctil y uno de los más audaces diseños estilo Art Deco generados en el continente. De gran popularidad fueron sus berlinas de las décadas de 1950 y 1960, con carrocerías diseñadas por destacados estilistas como Pinin Farina. Historias recientes dentro del mundo deportivo sitúan modelos como el 405 y el 206 como competidores muy respetados dentro de los rallies. La celebridad de Peugeot es realmente indiscutible y existe mucha variedad de hechos respecto a su historia. Sin embargo, excepto nuestros tres ejemplares, resulta muy poco probable que existan otros papamóviles que lleven su emblema.

es-cu