AUSTIN HEALEY el deportivo inglés (I)

LOS AUTOS DEPORTIVOS BRITÁNICOS, FAMOSOS EN LA POSTGUERRA, INUNDARON EL MERCADO AUTOMOVILÍSTICO PORQUE, ENTRE OTRAS COSAS, ERAN ÚNICOS Y DESEADOS

Por Willy Hierro Allen

2022-12-26T08:00:00.0000000Z

2022-12-26T08:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/283094188199864

CRÓNICA

Esta crónica debía comenzar allá por 1895, cuando Herbert Austin empezó la fabricación de los primeros tres automóviles de su vida, los que hacía en su tiempo libre. Pero no, porque no fue hasta 1905 cuando adquirió el local de una imprenta desmantelada en el pueblo de Longbridge, a siete millas al suroeste de Birmingham, y fundara, en diciembre de ese año, The Austin Motor Company Limited. Ya en abril de 1906, viajaron a Longbridge muchos automovilistas para ver las «maravillas» de Austin: un modelo de cuatro cilindros convencional con transmisión por cadena. Estaba disponible: uno con motor de unos 15 a 20 HP por 500 lb y otro con motor de 25 a 30 CV por 650. El concesionario exclusivo para la venta de los autos sería el señor Harvey du Cros. Los automóviles Austin eran vehículos de lujo por lo que su lista de clientes incluía a grandes duques de Rusia, a princesas, a obispos y altos funcionarios del gobierno español, así como una larguísima relación de miembros de la alta nobleza de Gran Bretaña. El mayor competidor de los Austin era Wolseley. En esta marca se inició Herbert Austin como fabricante de automóviles en 1901, pero sus asociados no veían la utilidad y futuro del vehículo a motor. Es entonces que llegan los hermanos Tomás y Albert Vicker e invierten, porque sí creían en el futuro del automóvil. Cuatro años después, Austin peleó con los Vicker e instaló su fábrica con el apoyo del magnate del acero Frank Kayser. De esta forma se creó la rivalidad entre las dos marcas, Austin y Wolseley, cuyos productos no eran tan diferentes, particularmente en el motor. Para 1906 se necesitaba una inversión, y fue cubierta por Harvey du Cros. The Austin Motor Company Limited fabricaba, en 1914, automóviles de los tipos tourer, limusina, Landaulette y coupé, los que podían adquirirse con motores de 15, 20, 30 y hasta 60 CV. También se produjeron ambulancias y vehículos comerciales (furgones y camionetas). Ese propio año (1914), se convirtió en una compañía pública. Antes de la Gran Guerra (I Guerra Mundial), Austin era la quinta compañía automotriz de Inglaterra con un capital de 650 000 libras esterlinas. Austin creció durante la guerra por los contratos con el gobierno. Hizo aviones y proyectiles, armas pesadas y grupos electrógenos¸ así como unos 1600 camiones de tres toneladas, la mayoría de los cuales fueron enviados a Rusia. La fuerza de trabajo creció de 2500 obreros a 22 000. Tras la guerra, Austin Motors Co. fabricó vehículos con un solo motor de 3620 cc y 20 CV de potencia. Así hizo autos y comerciales, hasta tractores, pero no con los éxitos anteriores. En 1921 entró en suspensión de pagos y hubo una reestructuración financiera. Herbert Austin era

es-cu