NUEVOS ESCENARIOS GASTRONÓMICOS

ADEMÁS DEL ASPECTO LÚDICO Y DE SER UNA NECESIDAD BÁSICA PARA LAS PERSONAS, LA GASTRONOMÍA TIENE LA PARTICULARIDAD DE ADAPTARSE E INTEGRARSE EN DIVERSOS SECTORES Y ÁMBITOS DE LA ACTIVIDAD HUMANA, COMO EL OCIO Y EL TURISMO

POR: DON RAFAEL ANSÓN OLIART, PRESIDENTE DE LA ACADEMIA IBEROAMERICANA DE GASTRONOMÍA FOTOS: ARCHIVO EXCELENCIAS

2022-09-29T07:00:00.0000000Z

2022-09-29T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282063395847130

OPINIÓN

La Nueva Gastronomía del siglo XXI ha conseguido, en muy poco tiempo, que la alimentación y la comida se conviertan en una motivación fundamental para todas las personas, tanto para los residentes como para los viajeros y turistas. Y es que la gastronomía, además del aspecto lúdico y de ser una de las necesidades básicas para las personas, tiene una particularidad fundamental, que es la posibilidad de adaptarse e integrarse en otros sectores de la actividad humana. LA HOSTELERÍA EN SU CONJUNTO Hasta hace poco tiempo, la gastronomía se limitaba a los grandes restaurantes con estrellas Michelin o soles Repsol; lugares muy cuidados, con precios generalmente altos y, por tanto, reservados para unas pocas personas. Ahora, la gastronomía abarca todo lo que genera el conjunto de la hostelería, los restaurantes, los bares y tabernas, casas de comida, cafeterías o coctelerías. Gracias, en gran medida, al desarrollo de internet y de las redes sociales, todos esos lugares pueden ser conocidos, valorados y visitados por la gente más diversa y, naturalmente, por muchos turistas y viajeros en todo el mundo. España se ha incorporado a ese mundo de la gastronomía añadiéndole un elemento singular, que son las tapas y la barra. Porque la hostelería representa cada vez más un motivo para divertirse, para conversar y tener relaciones sociales. EVENTOS Y CELEBRACIONES Antes, cuando se celebraba una boda o un aniversario, o un evento para la presentación de un producto o proyecto, lo importante era el escenario, el ambiente, la música y los invitados. Ahora, los cócteles, los almuerzos o las cenas que acompañan a esos acontecimientos tienen que tener, también, un valor gastronómico; porque los asistentes esperan poder disfrutar de la comida y de la bebida y, en la medida de lo posible, comer de una manera saludable. Por eso, los catering en España, por ejemplo, se han desarrollado y han mejorado extraordinariamente en los últimos años. Algunos ejemplos son el de Isabel Maestre, el de Cristina Oria o el de Samantha de España. LA GASTRONOMÍA EN LOS DIFERENTES SECTORES Por otro lado, cada vez se da más importancia a la parte gastronómica en diferentes sectores y ámbitos relacionados con el ocio y el turismo, como pueden ser los teatros, los eventos deportivos o los museos. Es cierto que la gente acude a los museos para ver las obras de arte pero, ahora, se aprovecha también para ir a la cafetería o restaurante y complementar la visita con un aperitivo, almuerzo, o incluso, cena. En Madrid, por ejemplo, es destacable el esfuerzo que han realizado museos como el Thyssen Bornemisza o el Museo del Prado. También la gastronomía está cobrando importancia en centros sanitarios (por ejemplo, en el Hospital Ruber Internacional) y educativos (como la Universidad Alfonso X el Sabio). Y, en general, en todos aquellos lugares donde existe una afluencia de personas que tienen que acudir por algún otro motivo, pero que también quieren tener la posibilidad de disfrutar de una comida saludable y satisfactoria. TRANSPORTE TERRESTRE, MARÍTIMO Y AÉREO Cuando uno viaja, lo fundamental es llegar al destino sin incidencias y, de ser posible, a la hora prevista. Pero hay otros elementos que influyen en la calidad del servicio, como la comodidad de los asientos, el espacio, las películas de entretenimiento o la conectividad tecnológica. Y especialmente cuando uno tiene que hacer un viaje de larga distancia, ya sea por tierra, mar o aire, la comida es un elemento fundamental que puede cambiar, en gran medida, la experiencia del viaje. Por eso, la mayoría de las empresas de transportes (trenes de largo recorrido, yates o transatlánticos y compañías aéreas) están haciendo un gran esfuerzo para mejorar su oferta gastronómica a lo largo de todo el trayecto, tanto en la clase preferente como en turista. IBERIA: COMER EN MOVIMIENTO Y A DIEZ MIL METROS DE ALTURA En ese sentido, quiero hacer una mención a mi línea aérea de preferencia que es, sin duda, Iberia. Ahora que hemos recuperado la normalidad, después de las restricciones impuestas por el COVID, he vuelto a reanudar la costumbre de viajar con frecuencia en avión y he podido comprobar cómo ha mejorado la calidad de la comida. Concretamente, durante un reciente vuelo que realicé a Los Ángeles, empezamos el menú con un aperitivo de aceitunas y un buen queso, acompañado de unos picos y unas almendras tostadas. Después tomé un humus que iba muy bien con las diferentes verduras, especialmente con la coliflor. Y luego el plato estrella: una merluza del atlántico, acompañada de unas patatas asadas en grandes rodajas y sobre un lecho de espinacas. De postre, un buen helado y un café. Decidí acompañar todo el almuerzo con cava, porque armonizaba bien con los tres platos, incluso con el helado. Y para tomar en los intermedios, un plato de fruta fresca de temporada. Es decir, que además de la calidad gastronómica en sentido estricto, procuran que las comidas sean, también, saludables. EL SERVICIO DE SALA EN ALTURA La atención a los pasajeros, una vez que se instalan en ese pequeño espacio en el que tienen que pasar, como en el caso del vuelo de Los Ángeles, unas 12 horas, cada vez es mejor. No solo por su amabilidad y su gentileza sino, sobre todo, por su profesionalidad. Las personas que nos atendieron en el vuelo de Madrid a Los Ángeles del 11 de agosto fueron unos estupendos profesionales.

es-es