GUATEMALA del corazón del mundo maya a FITUR, España

LA VARIEDAD DE PLATOS NACIONALES Y REGIONALES ES UN SIGNO DE LA DIVERSIDAD DEL PAÍS, CUYA GASTRONOMÍA PUEDE CAUTIVAR A LOS PALADARES MÁS EXIGENTES Y REGALAR UNA PERDURABLE Y ENRIQUECEDORA EXPERIENCIA

2023-01-12T08:00:00.0000000Z

2023-01-12T08:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282140705485108

COCINAS DEL MUNDO

Situada en el centro de América, Guatemala es uno de los países megadiversos del planeta. Cada uno de sus departamentos tiene características propias: clima, idioma, cultura, tradiciones y comida típica. Esta singularidad le confiere un gran potencial para desarrollar diferentes modalidades de turismo, con impresionantes flora, fauna y geografía, donde el visitante descubre inusitados volcanes, lagos, lagunas, ríos, montañas; así como un rico acervo histórico, cultural y el mayor número de sitios arqueológicos de la civilización maya, cuya cultura mantiene viva. Justamente esa herencia constituye su atractivo turístico fundamental. Los sectores público y privado, con el apoyo de la cooperación internacional, trabajan en el aprovechamiento de las potencialidades del turismo, el cual rinde alrededor del 10 % del producto interno bruto (PIB) nacional. Esto le ha propiciado ser elegida como nación socia de la Feria Internacional de Turismo de España, Fitur 2023, un espacio de oportunidades para fortalecer su nueva marca país “Guatemala. Asombrosa e imparable”, promover sus atributos naturales, históricos y culturales, en función de lograr mayor impacto en el mercado internacional. Guatemala, además, se destaca por una interesante gastronomía respaldada por una agricultura que garantiza amplitud de ingredientes, posibilitando el desarrollo del turismo gastronómico. La variedad de platos nacionales y regionales, preparados en cada lugar de manera diferente, es un signo de la diversidad del país, donde se aprovechan los productos y formas de hacer de la civilización maya, así como los ingredientes autóctonos de Mesoamérica mezclados con la cocina española y africana. Esto ha dado como resultado una tradición culinaria caracterizada por la combinación de sabores y colores, con amplia gama de aperitivos, guisos, sopas, caldos, ensaladas, embutidos, refritos, estofados, jugos, recados, desecados, atoles, sancochados, conservados, carnes, aves, productos del mar, platos dulces, agridulces y bebidas. Dentro de los principales productos de la gastronomía guatemalteca se encuentran el maíz, tomate, chile, frijol, ajonjolí, cacao, banano, coco, productos del mar y hierbas aromáticas como el perejil, cilantro, hierbabuena o samat, usadas para sazonar las comidas; mientras que entre sus bebidas tradicionales están el atol de elote, de arroz, de arroz con chocolate, de haba y el chocolate. También se emplean las semillas, como la pepita de ayote o el ajonjolí, para sazonar y espesar comidas, y de cacao, en recetas ceremoniales mayas. Uno de los alimentos consumidos diariamente por los guatemaltecos es el frijol negro, aunque consumen también otras variedades. Por su diversidad geográfica, en sus cinco regiones se cultivan diferentes productos y en cada una se elaboran platos distintivos. En el occidente prevalecen los recados (salsas en las que se ahogan los ingredientes de cada plato), que se preparan moliendo los ingredientes en piedras, cociéndolos luego en ollas de barro. Entre los más famosos destacan el pepián, con recado rojo; el jocón, que es verde; el quilín, con carne de cerdo y el patín, elaborado con pescado del lago. También abundan los tamales (de arroz y cambray) y los atoles (chilab y joch). Mientras en el norte, las etnias k'iche' y q'eqchi' defienden sus propias costumbres y hábitos alimentarios pletóricas de condimentos, especias y chile, con platos tales como el kaq 'ik, para cuya presentación se utiliza una escudilla donde la porción de ave utilizada para el caldo es más grande que la vasija y al sobresalir le otorga un toque distintivo. En la costa atlántica se pueden degustar alimentos de raíz africana y nativa como el casabe ereba —especie de galleta elaborada con yuca—, el tapau o tapado —una sopa confeccionada a base de leche de coco con mariscos y plátanos— y el arroz con frijol elaborado con aceite de coco. En el departamento de Petén se han fusionado tradiciones de los mayas itzaes y mexicanas que tienen entre sus comidas los bollos o tamales, empanadas de xiquinché, jocotes y nances curtidos. En el oriente, se consume el pollo con crema y loroco (bejuco), el caldo de pollo con guías de güisquil, criadillas con crema, quesadillas y chiquiadores. Por ejemplo, en Esquipulas se preparan platos a base de carne, como los chicharrones, y existe una gran dulcería tradicional ofrecida a los peregrinos que visitan el santuario ubicado en esa localidad. Hacia el centro, donde se localiza la capital, gustan los platillos mayas mezclados con la cocina española. En la Antigua Guatemala se elaboran muchas comidas y dulces de origen hispano con influencia árabe, mientras en San Martín Jilotepeque es popular el subanique, un recado con carnes de pollo y cerdo. En tanto, la región sur, especialmente Escuintla, se caracteriza por el uso de productos del mar, donde se preparan caldos de mariscos y varios guisos de pescado. Por su parte, en la zona ganadera Santa Rosa son muy apreciadas la carne, las plantas de la región como el loroco, chipilín, flor de izote, flor de madre cacao, macuy y pacayas. Entre sus comidas resaltan el caldo de pata, las morcillas y los estofados de conejo y pato. Además, se elaboran variedades de dulces. Es característico de todas las regiones que sus habitantes se esfuercen en la elaboración de sus platos, los cuales ofrecen con mucha amabilidad a los visitantes. Como si esto fuera poco, Guatemala atesora cuatro platos típicos declarados Patrimonio Cultural Intangible de la Nación, uno de ellos, de origen maya: el kaq 'ik (caldo indígena que se servía tras grandes ceremonias. Actualmente se prepara de forma similar a la original y se ofrece en las mejores fiestas familiares). El resto nacieron al amparo de la fusión de la cocina precolombina con la hispano-árabe: el jocón (sopa verde, algo espesa, a base de carne de gallina, papa y una verdura llamada güisquil), el pepián (guiso; uno de las preparaciones más emblemáticas y antiguas de Guatemala), y los plátanos en mole (postre tradicional, con plátanos maduros y mole). Esta aventura gastronómica puede cautivar a los paladares más exigentes y regalar una perdurable y enriquecedora experiencia, mostrando que ¡Guatemala es asombrosa e imparable!

es-es