TENDENCIAS DEL VINO DE ESTADOS UNIDOS (I PARTE)

LOS RED BLENDS DE CIENTOS DE MARCAS HAN ALCANZADO UNA ENORME POPULARIDAD EN LA ÚLTIMA DÉCADA, Y CONSTITUYEN UNA DE LAS TENDENCIAS MÁS REVOLUCIONARIAS EN EL MERCADO VITIVINÍCOLA ESTADOUNIDENSE

POR: SOMMELIER RENÉ GARCÍA VALDÉS FOTOS: ARCHIVO EXCELENCIAS

2023-01-12T08:00:00.0000000Z

2023-01-12T08:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282153590386996

TASTE VIN

Cómo cambian los tiempos…, dice una canción, y con ellos el gusto popular por el vino. Lo que ayer eran bebidas preferentes para la mayoría de las personas, hoy han perdido su fuerza y nuevas tendencias aparecen en los consumidores locales. Eso demuestra que la evolución del gusto popular es un punto a tomar siempre en consideración. Estas transformaciones en lo que respecta al vino se evidencian en varios campos. Los responsables de comercios especializados y restaurantes se adaptan a lo que busca el consumidor actual, promueven regiones vitivinícolas desconocidas hace una década, presentan variedades de uvas poco atractivas tiempo atrás, que dejan de serlo, y limitan otras otrora acreditadas. Aparecen inexplorados nuevos estilos de vinos, incluso algunos inexistentes hace algún tiempo. Varios ejemplos pueden ilustrar estas nuevas tendencias. Tomemos como muestra la situación de los vinos de Estados Unidos, pero el fenómeno no se limita solo a este país. Hasta hace pocos años, referirse a vinos estadounidenses era circunscribirse a California. Aunque ese liderazgo se mantiene, aparecen actualmente con fuerza regiones como Oregón, Washington e incluso Nueva York. La preferencia por la pinot noir de Willamette Valley, en Oregón, va in crescendo cada día más. Muchos expertos acercan estos vinos a los clásicos de Borgoña y razones organolépticas evidencian estos criterios. Las variedades merlot, syrah y riesling de Columbia Valley, en Washington, tienen muchos nuevos seguidores. Del otro lado, Finger Lakes, en Nueva York, produce vinos secos y dulces con la extraordinaria riesling que nada envidian a las versiones originales de la uva. Sin embargo, lo más revolucionario de las tendencias han sido los nuevos estilos del vino de Estados Unidos. Los red blends de cientos de marcas han alcanzado un grado extremo de popularidad en la última década. Les caracterizan su baja acidez, su lado más dulce y sus sabores afrutados. Son más fáciles de beber y sobre todo, subrayo, generalmente más asequibles. Lo que fuera una mezcla de uvas sobrantes, hoy son combinaciones perfectas que resultan en vinos de gran calidad. La razón principal del éxito estriba en que no existe ley del vino en Estados Unidos que regule estas composiciones, a diferencia de las estrictas reglas de las mezclas de vinos de Burdeos en Francia, Chianti en Italia o Rioja en España, por solo citar las más históricas. Por supuesto que esta flexibilidad permite que los productores estadounidenses pongan a prueba toda su creatividad y muchas de sus elaboraciones sean verdaderos disfrutes organolépticos. Hoy es tan común comprar un vino red blend como un cabernet sauvignon. Por supuesto que la preferencia por la “cab” sigue estando en el primer lugar. Sin embargo, la otrora famosa zinfandel ha perdido toda su popularidad y ha quedado relegada a un plano insignificante. De hecho, aparece como una más en esa mezcla tinta junto a petite sirah, malbec, syrah y otras. Fue el mismo consumidor quien hizo suyo el vino red blend, maridándolo con todo tipo de comida, desde pastas hasta hamburguesas y carnes rojas. El calificativo que le dan es smooth, debido a su suavidad adaptable al gusto popular, fácil de beber a pesar del alto contenido de alcohol. El impacto de este estilo ha llevado a que otros países busquen entrar al mercado de Estados Unidos con sus versiones de red blend. Países donde las leyes vitícolas no son estrictas, como en Argentina o Australia, ya elaboran sus propias mezclas, distintas pero atractivas para el consumidor local. Es preciso decir que al leer la etiqueta de los vinos estadounidenses no se debe confundir el término red blend con Bordeaux blend o Rhone red blend. Parecen sinónimos, pero no lo son. Ello queda pendiente para una segunda parte, junto a definiciones claras y actualizadas sobre el fascinante mundo del vino de Estados Unidos. Mientras tanto, ¿por qué no degustar las combinaciones de red blends de ese país norteño? Así se entenderán mejor las diferencias dentro de este popularísimo nuevo estilo.

es-es