Publication:

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - 2021-11-01

Data:

Quisqueya sigue siendo emperatriz.

DESTINO

TEXTO: REDACCIÓN EXCELENCIAS FOTOS: MINISTERIO DE TURISMO DE REPÚBLICA DOMINICANA

REPÚBLICA DOMINICANA HA RENACIDO CON LA VITALIDAD DE UN DESTINO DE ENSUEÑOS. EL MES DE SEPTIEMBRE MARCÓ UN HITO EN LAS ESTADÍSTICAS DE ARRIBO DE TURISTAS EXTRANJEROS A LA ISLA CARIBEÑA, SUPERANDO LAS CIFRAS DE 2018, 2019 Y 2020 Y SE ESPERA UN CIERRE DE AÑO CON 4,8 MILLONES DE VISITAS República Dominicana avanza hacia la recuperación de su turismo con cifras alentadoras que superan, incluso, algunos de los mejores registros históricos del sector en esta isla caribeña. De la adversidad y los desafíos consustanciales al impacto de la propagación de la COVID-19, la admirada Quisqueya ha renacido con toda la vitalidad de un destino de ensueño, auténtico paraíso para quienes la visitan. El mes de septiembre marcó un hito en las estadísticas: el número de turistas extranjeros que arribó a esa nación—más de 300 000— fue mayor que el de los recibidos en 2018, 2019 y 2020. Las previsiones apuntan a la continuidad de ese crecimiento, pues se espera que este año concluya con unos 4,8 millones de turistas internacionales. «La cercanía observada entre el desempeño de las reservas de boletos aéreos hacia República Dominicana y el flujo de llegada de turistas, augura un repunte significativo para el cierre de año en la tendencia de recuperación que se encuentra el país», señala el Ministerio de Turismo dominicano. Dichas reservas, en el período comprendido de octubre a diciembre de 2021, están entre un 12 % y un 20 % por encima de las realizadas en el 2019, lo cual refleja la confianza de los viajeros en el manejo de la crisis sanitaria y las medidas adoptadas por el Gobierno para la reapertura del sector y el cumplimiento de los protocolos. Otros indicadores positivos también se registraron durante el noveno mes del año: la llegada de 3 694 vuelos comerciales, con una ocupación de 71 %, a través de 87 aerolíneas; mientras que por vía marítima se realizaron 10 operaciones de cruceros con ocho buques. Asimismo, la actividad hotelera alcanzó su punto máximo respecto a las habitaciones en operación (87%), con un promedio de ocupación en la semana del 54 % y los fines de semana, 61%. El paulatino proceso de flexibilización de restricciones de viaje ha permitido recuperar países emisores históricos para República Dominicana, como Rusia, que ocupa en estos momentos el segundo lugar en el ranking de naciones emisoras, por detrás de Estados Unidos (su principal emisor histórico –Canadá se mantiene cerrado–), y seguida de España y Colombia. Uno de los escenarios más atractivos para turistas de diferentes procedencias es Punta Cana, el polo turístico líder del país y el más importante del Caribe Insular, con más de 40 000 habitaciones hoteleras, que acoge a más de cuatro millones de turistas al año—el 57 % del total que recibe el país— y reporta un ingreso a la economía nacional de 4 mil millones de dólares. Con 30 millas de costa de arena blanca, playas turquesa y arrecifes de coral, diversas posibilidades de alojamiento, campos de golf, condiciones idóneas para la práctica de deportes acuáticos, y otros encantos irresistibles, este paraíso costero se reafirma como un enclave que cautiva. Datos publicados por Expedia Group indican que los viajeros se encuentran actualmente en las fases de planificación de vacaciones para el Día de Acción de Gracias y Navidad; y entre los destinos más populares para ambas fechas en el mundo figura Punta Cana en la quinta posición. Para el empresario dominicano Frank Rainieri, presidente del Grupo Punta Cana, una de las fortalezas este destino para posicionarse en la preferencia de los viajeros en esta reapertura posCOVID-19, radica en la propia forma en que fue concebida. En su opinión la industria tendrá que hacer cambios porque el turista buscará hoteles y lugares de baja densidad y en esta senda Punta Cana tiene camino recorrido, ya que el desarrollo del polo hotelero ha seguido pautas de «baja densidad» y privilegiado la construcción de instalaciones «con muchas aéreas verdes y mantener la altura al nivel de una palmera, o a no más de 18 metros de altura», explicaba durante la Reunión de Ministros de Turismo de las Américas, convocada por Organización Mundial de Turismo en mayo último. Informes presentados por el Ministerio de Turismo dominicano destacan además que, gracias a la normalización del flujo de extranjeros no residentes, el aeropuerto de Punta Cana ha vuelto a posicionarse como el principal punto de entrada de pasajeros, seguido en captación de turistas por el Aeropuerto Internacional de las Américas y el Aeropuerto Internacional del Cibao. La ruta hacia el renacimiento del turismo en Dominicana acontece en una región que, de acuerdo a los datos preliminares de la Organización de Turismo del Caribe (CTO), evidenció un repunte en la llegada de visitantes durante el segundo trimestre del año: el arribo de turistas que pernoctaron en destinos caribeños se multiplicó entre diez y 37 veces respecto al de los meses correspondientes de 2020. En términos absolutos, se produjo una mejora constante, pues el número de llegadas pasó de un millón en abril a 1,2 millones en mayo y a 1,5 millones en junio. «Estos son signos alentadores de que el duro trabajo que nuestros países miembros han realizado para adaptarse al entorno cambiante de la pandemia está empezando a dar sus frutos», consideró Neil Walters, secretario general en funciones de la CTO. «Aunque adoptemos una mentalidad de recuperación y las oportunidades que nos ha brindado la pandemia, debemos seguir siendo conscientes de los retos a los que nos enfrentamos actualmente y los posibles desafíos».

Images:

© PressReader. All rights reserved.