Argentina al Natural

LA VARIEDAD NATURAL DE ARGENTINA ES UN HECHO INDUDABLE. EN SU TERRITORIO ENCONTRARÁS NUMEROSAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS, UNA RICA BIODIVERSIDAD DE FLORA Y FAUNA Y ALGUNAS DE LAS MARAVILLAS NATURALES MÁS ESPECTACULARES DEL PLANETA

TEXTO: REDACCIÓN EXCELENCIAS FOTOS: CORTESÍA IMPROTUR ARGENTINA

2022-09-19T07:00:00.0000000Z

2022-09-19T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/281530819871879

Naturaleza

Todos los paisajes, los terrenos, toda la fauna y la flora, todo tipo de escenario natural que te puedas imaginar, están en Argentina. La belleza de sus rincones es incontestable, y son innumerables los lugares en los que puedes hacer actividades tan variadas como montañismo, observar animales en libertad, practicar kayak, buceo, esquí, parapente, y un largo etcétera. El país cuenta con más de 50 áreas naturales protegidas nacionales (entre parques nacionales, áreas marinas, parques interjurisdiccionales marinos, reservas y monumentos naturales) y más de 470 provinciales, lo que convierten a Argentina en un paraíso para los amantes de la naturaleza. Entre toda esta variedad paisajística, quizás uno de los lugares más conocidos son las Cataratas del Iguazú, debido a su sobrecogedora estampa; 275 saltos componen este paraje natural, la mayoría de ellos en territorio argentino, en lo que es una verdadera demostración del poder de la naturaleza. Desde 2011, las Cataratas del Iguazú están consideradas una de las 7 maravillas naturales del mundo, y es que, además de los impresionantes saltos, este paraje presenta una vegetación abundante y diversa, donde habitan especies como el yaguareté, tortugas de agua, monos caí y unas 450 especies diferentes de aves. Esta maravilla natural se forma a unos kilómetros de la desembocadura del río Iguazú en el Paraná, formando un exuberante compendio de saltos de agua de más de 2 kilómetros de ancho. Quizás el más impresionante de todos ellos es la Garganta del Diablo, una atronadora cascada con más de 80 metros de altura y que posee un caudal promedio de 1500 metros cúbicos por segundo. Recorrer todo el parque es perfectamente posible, puesto que dispone de pasarelas alrededor de las cascadas que regalan unas vistas espectaculares de los saltos de agua. Si eres más aventurero y estás dispuesto a mojarte, también existen excursiones en bote, que te permitirán ver las cataratas desde un lugar privilegiado. Bajando al sureste de Argentina, en la Patagonia, nos encontramos con uno de los glaciares más impresionantes del planeta, el Perito Moreno, a escasos 80 kilómetros de la ciudad de El Calafate. El Parque Nacional de los Glaciares acoge esta espectacular masa de hielo de unos 250 kilómetros de extensión. Este glaciar es especialmente curioso, puesto que avanza continuamente, lo que provoca cada cierto tiempo rupturas y desprendimientos de hielo de su cara frontal. Presenciar uno de estos desprendimientos es algo impresionante, aunque cabe decir que ocurre cada mucho tiempo. Para disfrutar del Perito Moreno hay varias opciones. Por un lado, como ocurre en las Cataratas del Iguazú, existen pasarelas situadas alrededor del glaciar, que permiten una vista más general del paraje. Los más aventureros pueden optar por un paseo en barco o una excursión de trekking, que te acercan aún más a la majestuosidad del glaciar. Como colofón a esta excursión, en la población de El Calafate se puede visitar el centro de interpretación Glaciarum (también conocido como el Museo del Hielo), un espacio vivo en el que conocer el mundo de los glaciares a través de modernos recursos. No se debe confundir este glaciar con el Parque Nacional Perito Moreno, que también se encuentra en la Patagonia argentina, pero que es mucho más agreste que otras zonas naturales del país, ya que la población más cercana, Gobernador Gregores, se encuentra a unos 220 kilómetros del Parque. No obstante, es un lugar fantástico para descubrir la naturaleza argentina en estado puro, ya que puedes perderte por los bosques patagónicos o contemplar los lagos de origen glaciar de color turquesa. Más al sur de la Patagonia se encuentra la ciudad más austral del mundo, Ushuaia, capital de la Provincia de Tierra del Fuego. El principal atractivo de esta región es el Parque Natural Tierra de Fuego, que destaca por combinar ambiente marino, boscoso y de montaña. Es el sitio perfecto para hacer actividades como el senderismo y el montañismo, y es que la región está colmada de valles, bosques, y magníficos lagos. Si bien se puede visitar en cualquier época del año, la variedad cromática que aporta a este lugar la llegada del otoño hace que sea el momento idóneo para visitar la naturaleza del sur de Argentina. También en la región fueguina merece la pena visitar el ‘Tren del Fin del Mundo’, que rememora, a través de un recorrido de unos 7 kilómetros por el lugar, la época en la que los presos habitaban en la vieja cárcel de la ciudad. En el centro oeste de la provincia de La Rioja se encuentra, por su parte, el Parque Nacional Talampaya, donde el color rojizo de sus formaciones preside el paisaje. Este parque, que es visitado por más de 70.000 turistas al año, asombra por sus imponentes paredones rojizos de más de 100 metros y sus geoformas diversas. Además, estar en el Parque Nacional de Talampaya supone poder acercarse a la historia de la Tierra, puesto que alberga vestigios de dinosaurios y antepasados de mamíferos, por lo que es considerado uno de los conjuntos de fósiles más completos del mundo. Si eres de esas personas a las que le gusta admirar la magnitud del universo, este Parque Nacional es un lugar fantástico para acampar y observar en la oscuridad de la noche las estrellas y la imponente luna, y si tienes suerte alguna que otra estrella fugaz. Como reconocimiento a su valor natural, en julio de 1997, el Parque Nacional de Talampaya tomó categoría de Parque Nacional, y en el año 2000, la UNESCO lo declaró Patrimonio Mundial de la Humanidad. Los colores rojizos son también una seña de identidad de Quebrada de Humahuaca, un valle al noroeste de Argentina, perteneciente a la provincia de Jujuy. Cañones y altas cadenas montañosas forman este valle que posee una extensión de 155 kilómetros. Los pintorescos pueblos de alrededor, por su parte, tienen identidad propia, aunando la historia y las tradiciones de raíces ancestrales con casas y capillas históricas. Este paisaje fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en el 2003. Volviendo a la Patagonia, en este caso a la zona más interior, nos encontramos con el Parque Nacional Los Alerces. Se trata de un área de 263.000 hectáreas, ubicada en la región montañosa de la provincia de Chubut. Allí, prácticamente en la frontera con Chile, preciosos ríos y lagos cristalinos y montañas con frondosa vegetación hacen de este lugar un paraje que expresa a la perfección la belleza natural de Argentina. Además de para hacer senderismo, es un espacio idóneo para practicar actividades como kayak o pesca deportiva. El volcán Lanín se muestra, imponente, en el Parque Nacional Lanín, cuya cumbre siempre nevada domina el paisaje. Además de este emblemático volcán, situado a una altitud de 3776 metros sobre el nivel del mar, en este espacio natural encontramos una gran variedad de lagos, hasta 24 en sus 412.000 hectáreas de superficie, y bosques andinopatagónicos que acogen especies de plantas exclusivas de la región. De nuevo, este lugar se presenta como un lugar fantástico para hacer senderismo, puesto que sus volcanes, montañas, llanuras y lagos te acompañan durante todo el recorrido. Lejos del bullicio de la ciudad, la provincia de La Pampa, en la región patagónica, es un remanso de paz donde enormes praderas y llanuras hacen de este paisaje la capital de la tranquilidad en Argentina. Allí se encuentra, por ejemplo, el Parque Nacional Lihué Calel con sus serranías, o la reserva provincial Parque Luro que conserva el ecosistema del bosque de caldén, dos espacios naturales donde las actividades que se pueden realizar relacionadas con el turismo rural son múltiples. Merece la pena, además, visitar la pintoresca capital provincial, Santa Rosa, que dispone de una magnífica catedral y del Museo provincial de Artes, de gran valor cultural. Pegado a la frontera de Chile se encuentra, por su parte, el Parque Provincial Aconcagua, que bordea la cima más alta del hemisferio occidental, el cerro Aconcagua, de 6.962 metros de altura. Allí se puede conocer, en un entorno natural espectacular, la cordillera de los Andes, donde cumbres y glaciares emergen dando lugar a un paisaje impresionante. Aunque la cumbre del cerro Aconcagua es difícilmente alcanzable, existen muchos senderos por los cuales puedes disfrutar del aire limpio de alta montaña. Uno de ellos es el Camino del Inca, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, y que pasa por este Parque Provincial de Aconcagua. LAGOS Y MÁS LAGOS En todo el territorio argentino, es una constante la presencia de impresionantes lagos y embalses escoltados por una vegetación incomparable. Buena cuenta de ello da la conocida como ‘Ruta de los 7 lagos’, un recorrido por la Patagonia Argentina de más de 100 kilómetros que permite visitar siete lagos de la región: Lago Lácar, Lago Machónico, Lago Falkner, Lago Villarino, Lago Escondido, Lago Correntoso y Lago Espejo. Este viaje comienza en la ciudad de San Martín de los Andes, a orillas del Lago Lácar, y va pasando por los lagos mencionados, por bosques mágicos y por miradores con unas vistas privilegiadas, hasta llegar a Villa la Angostura. La mejor forma de realizar este recorrido es en coche, de manera que puedas ir parando y disfrutando de los lagos y los miradores a tu gusto. Enmarcado dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi se encuentra el Lago Nahuel Huapi, uno de los más grandes de Argentina. A caballo entre las provincias de Río Negro y Neuquén se encuentra este lago glaciar que se distingue por su enorme profundidad y por las varias ramificaciones con las que cuenta. De esta manera, existen varias playas que permiten el baño en este ingente lago, como la Playa del Centenario, la Playa Serena o la Playa Bonita. Se presenta, además, como un lugar idóneo para practicar deportes de todo tipo, desde windsurf y kitesurf, hasta escalada o pesca deportiva. Esta región es conocida como ‘La pequeña Suiza’ por su paisaje y arquitectura similar al del país europeo y por su producción de uno de los mejores chocolates de Argentina. LA FAUNA, OTRO DE LOS ATRACTIVOS DE ARGENTINA Si los paisajes de todos estos lugares asombran por su belleza y su majestuosidad, lo mismo ocurre con otros parajes del territorio argentino en relación con los animales y la biodiversidad de la zona. Pingüinos de Magallanes, elefantes marinos, flamencos, carpinchos, caimanes, armadillos, una infinidad de especies de aves, etc. Todos ellos habitan en regiones naturales del país latinoamericano, por lo que la observación de animales es una actividad que se puede realizar casi en múltiples lugares. Uno de estos espacios idóneos para asombrarnos con especies exóticas es Puerto Madryn y la Península Valdés. Esta zona de la Patagonia argentina está considerada una de las mejores para el avistamiento de la ballena franca austral, principalmente entre los meses de junio y noviembre, en lo que es una experiencia impresionante. Por medio de varias embarcaciones, que zarpan diariamente, se organizan excursiones para ver a estos impresionantes animales que habitan cerca de la costa patagónica. Asimismo, en esta región se puede observar una de las mayores reservas continentales de Pingüinos de Magallanes, principalmente en Punta Tombo entre los meses de septiembre y marzo. Otro de los habitantes más representativos de este lugar es el lobo y el elefante marinos, que se dejan ver durante la mayor parte del año por distintos puntos de la Península Valdés, como Puerto Pirámides y Caleta Valdés (Punta Cantor). Por su parte, Yacarés y Carpinchos pueden verse en el área de los esteros del Iberá, el segundo humedal más grande de Sudamérica. 550.00 hectáreas de esteros y humedales hacen del Parque Provincial Iberá prácticamente un museo natural, ya que allí viven 4 mil especies de flora y fauna. En las aguas de los Esteros de Iberá habitan animales tan distintos como el caimán negro, el ciervo de los pantanos, el mono aullador, o los mencionados yacarés y carpinchos, y el lugar cuenta con excelentes accesos y caminos para poder disfrutar de las vistas panorámicas de los humedales sin que esto suponga un importante impacto en la naturaleza y la biodiversidad del lugar. Otra de las grandes atracciones naturales en cuanto a humedales es el Bañado La Estrella, situado en la provincia de Formosa. Compuesto por 400.000 hectáreas de superficie, este paraje envuelve a todos los visitantes que pasan por allí por su espectacular vegetación, entre la que destacan los champales, árboles muertos que perdieron sus cortezas y quedaron cubiertos de enredaderas exóticas, musgos y, en algunos casos, algas, y su fauna, ya que conviven animales exóticos como el lobito de río, el ocelote, el oso hormiguero amazónico o el jaguar. En la provincia de Córdoba encontramos otro humedal que también representa un lugar clave para la conservación de la biodiversidad a nivel global. Se trata del Mar de Ansenuza, también conocido como Laguna Mar Chiquita, que cuenta con una extensión de 6.000 km2, y que está considerado uno de los mejores sitios para el avistamiento de aves en el país, ya que se pueden observar más de 250 especies. Quizás el protagonista del lugar es el flamenco rosado, aunque también se pueden observar gaviotas, patos, y otros animales como el zorro, la nutria o el puma. Volviendo al río Paraná nos encontramos el Parque Nacional Pre-Delta, donde el mencionado río modela a su paso un entorno lleno de arroyos, islas y lagunas, donde el clima subtropical y húmedo domina la zona. La biodiversidad de este lugar es, de la misma forma, de gran valor, puesto que en sus más de 2.000 hectáreas de superficie habitan aves como el celestino y el frutero imperial y mamíferos como los carpinchos y los coipos. No podemos olvidarnos en este apartado centrado en la fauna del Parque Nacional Calilegua, en la provincia de Jujuy, el cual constituye una de las áreas protegidas más grandes del país. Esta reserva natural acoge a un importante número de especies que se encuentran en peligro de extinción, como el yaguareté, el águila poma y la taruca, además de otros animales de gran rareza como la rana marsupial y el surucuá aurora. En definitiva, la variedad natural de Argentina es un hecho indudable, y es que en su territorio acoge a algunas de las maravillas naturales más espectaculares del planeta, como las Cataratas del Iguazú, el Glaciar Perito Moreno y otros muchos parajes increíbles. De igual manera, la flora y la fauna de la que dispone hace que sumergirte en cualquiera de sus parques nacionales y provinciales suponga un descubrimiento de nuevas especies de animales y de bosques y montañas de todo tipo, desde las cumbres más altas a las praderas más extensas. Un tesoro que, tanto los habitantes locales como los turistas, debemos esforzarnos en cuidar.

es-cu