Negocios biotecnológicos la puerta abierta

DESDE AMÉRICA LATINA, ASIA, ÁFRICA Y EUROPA SE HAN PRESENTADO INTERESADOS EN CONOCER LOS PRODUCTOS DE LA ISLA Y, DE MANERA ESPECIAL, LAS FORMULACIONES CONTRA LA COVID-19

TEXTO: REDACCIÓN EXCELENCIAS FOTOS: ARCHIVO EXCELENCIAS

2022-11-10T08:00:00.0000000Z

2022-11-10T08:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/281672553920589

SUMARIO

Abarcar el mundo y romper las limitadas fronteras que impone la insularidad al mercado biotecnológico, es uno de los desafíos de Cuba en el siglo XXI, cuando la pandemia de COVID-19 ofreció la posibilidad de brillar al sector científico cubano, que desató sus potencialidades. La filosofía en este entorno es que el mercado interno es muy pequeño, insuficiente para recuperar la inversión de los proyectos innovadores, y por tanto, hay que expandirse teniendo en cuenta que la biotecnología está entre las prioridades estratégicas del Gobierno cubano para impulsar la economía en un contexto marcado por la intensificación del bloqueo de EE. UU. Pero, ¿cómo ha logrado esta pequeña nación tener éxito en un escenario comercial tan competitivo como el de la biotecnología, que posee, además, un alto grado de riesgo? La estructura de uno de los principales «caballos de batalla» de Cuba en este ámbito lo explica todo. Tres eventos han servido durante 2022 como plataforma para presentar al mundo los principales productos desarrollados: el Primer Congreso Internacional de Biotecnología BioHabana 2022, la Feria Internacional de Salud y Bienestar; y la IV Convención Internacional Cuba-Salud 2022. En todos los espacios, el Grupo Empresarial de las Industrias Biotecnológicas y Farmacéuticas (BioCubaFarma) ha revelado un sólido liderazgo, cada vez más determinante en la visibilidad de la isla en el plano internacional. Cuenta con 32 empresas en la isla, nueve de ellas comercializadoras con capacidad para la importación y exportación. Tiene también 12 empresas en el exterior, una subsidiaria y dos oficinas de representación. Según consta en su web, seis son empresas mixtas (tres en China, una en Tailandia, una en Singapur y una en España) y las otras seis son 100% de su propiedad (una en Brasil, una en Ecuador, dos en México, una en España y una en Venezuela). Sostiene relaciones de negocios con alrededor de 60 países. Se suma a esto que participa en más de 390 investigaciones científicas de alto impacto, para lo cual cuenta con una estructura que incluye 110 facilidades productivas, 21 unidades de ciencia y tecnología y más de 20 000 trabajadores y 80 líneas de producción. En el artículo «La industria biofarmacéutica y de tecnología médica cubana en tiempos de la COVID-19: reflexión desde la ciencia de la dirección», publicado en la revista Cofin Habana (2022), se señala que el contexto actual ha impuesto a las organizaciones biofarmacéuticas, de equipos y dispositivos médicos un cambio en sus sistemas de gestión y estrategias de trabajo. Las autoras Vivian Isabel Antúnez Saiz, Mercedes Delgado Fer nández y Arlem Lesmes Fernández Sigler, destacan que Cuba se insertó en ese sector emergente hace 35 años por idea de Fidel Castro y estableció desde el inicio un modelo propio de ciencia e innovación integrados a un ciclo completo por lo que investigan, desarrollan, producen y comercializan sus productos. Funcionan como un clúster con fuertes conexiones entre las organizaciones biofarmacéuticas y de tecnología médica; y su cartera de productos exportables está basada en la innovación y la investigación científica. En el caso de BioCubaFarma, entre las empresas que lo conforman se encuentran el Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos, el Instituto Finlay, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), el Centro Nacional de Biopreparados (BIOCEN), el Centro de Inmunología Molecular (CIM), el Centro de Inmunoensayo, el Centro Nacional para la Producción de Animales de Laboratorio, EMCOMED y el Centro de Neurociencias de Cuba. Y es tan crucial su rol en el funcionamiento y la operatividad del sistema de salud pública cubano, que este Grupo Empresarial participa en la elaboración de 996 fármacos. De ese total, unos 757 van dirigidos a la red de hospitales y farmacias de la isla. Esto significa que tiene un peso importante en la elaboración del 60 % del cuadro básico nacional de medicamentos. De él dependen vacunas, sistemas diagnósticos, equipos y dispositivos médicos. Imprescindible también es su contribución al programa de inmunización, en el que se incluyen 13 enfermedades (9 ya erradicadas) con vacunas contra la Meningitis BC, la Hepatitis B y el Haemophilus Influenzae Tipo B. Para poder responder a la alta demanda del sector, comenzó su funcionamiento el Complejo CIGB-Mariel, un centro biotecnológico con tecnología de punta en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel. UNA CARPETA BIOTECNOLÓGICA DE LUJO La exportación de productos biotecnológicos y de servicios médicos son dos de las principales fortalezas de Cuba, ahora mismo, de cara a enfrentar su crisis económica. Desde BioCubaFarma defienden la idea de que las plataformas científicas y comerciales en las que se potencia el intercambio son esenciales para avanzar en la consolidación de alianzas de colaboración nacional e internacional y en los negocios. Desde América Latina, Asia, África y Europa se han presentado muchos interesados en conocer los desarrollos en la isla y, de manera especial, las formulaciones para el enfrentamiento al nuevo coronavirus, con las que alcanzó su esplendor la carpeta de productos biotecnológicos cubanos. En conferencia especial durante la IV Convención Internacional Cuba-Salud 2022, el doctor Eduardo Martínez Díaz, presidente de BioCubaFarma, señaló que la amplia cartera de investigación y desarrollo de este centro está compuesta por más de 350 proyectos a corto, mediano y largo plazo. El objetivo fundamental de los mismos es cubrir las necesidades y programas del sistema nacional de Salud. Como parte de la ponencia «Desarrollo y proyecciones del sector biofarmacéutico cubano», Martínez Díaz añadió que buscan sustituir en la mayor cantidad posible los medicamentos genéricos que se importan, en tanto otros productos son novedosos y van dirigidos a tratar las enfermedades que constituyen las principales causas de muerte en la nación. En resumen, comercializan más de 300 productos a nivel internacional con una red de alianzas internacionales que han alcanzado más de 160 contratos de representación, suministro y distribución de productos en 62 países con 742 registros médicos, indica su web. Además, exporta a 48 naciones y su Programa de desarrollo clínico en el exterior incluye 23 Ensayos Clínicos en 35 países. Como parte de su expansión internacional este sector utiliza varias modalidades de negocios, entre las que sobresalen negociaciones de proyectos, desarrollo conjunto de proyectos de investigación-desarrollo, acuerdos de distribución y representación, acuerdos de transferencia de tecnología, empresas mixtas fuera de la isla y otras 100% capital cubano en el exterior. Igualmente promueve la inversión extranjera directa en Cuba, la que tendrá un lugar privilegiado en la Zona Especial de Desarrollo Mariel. En el caso de los productos de la biotecnología, se evalúan negocios específicos para complementar proyectos nacionales, preservando la propiedad intelectual y velando por el uso adecuado de la que pueda generarse de conjunto, así como la creación o ampliación de capacidades productivas. Su catálogo de productos y de activos intangibles proporciona la base para un abierto y flexible enfoque de colaboración con socios externos a través de modelos que van desde la negociación de proyectos en estadios tempranos del desarrollo, licencia y codesarrollo de proyectos, creación de empresas mixtas en Cuba y el exterior, contratos de representación y distribución, creación de empresas 100% capital cubano en el exterior, contratos de transferencia tecnológica y contratos de servicios de manufacturas. Entre los productos estrellas del sector biotecnológico cubano se encuentra Abdala, la primera vacuna antiCovid-19 de América Latina, y los inmunógenos Soberana 02 y Soberana Plus. Se trabaja asimismo en los candidatos vacunales Soberana 01 y Mambisa, una fórmula nasal para reforzar la inmunidad contra la enfermedad. En la isla, el 85 % de los medicamentos usados como parte del protocolo para abordar el SARSCOV2 fueron suministrados por BioCubaFarma. En esa lista llaman la atención algunos muy conocidos ya como la Biomodulina T, Interferón, Nasalferón, Jusvinza e Itulizumab, entre otros. Novedosos y de amplio reconocimiento internacional son igualmente otros como el anticuerpo monoclonal Nimotuzumab, el Cimavax y el Heberferon. Para el tratamiento del cáncer existen tres medicamentos registrados y se trabaja en otros 11, ya con patentes, sobre la base de moléculas que atacan al patógeno por diferentes mecanismos, por lo que permitirán, en un futuro, hacer terapias combinadas y materializar la idea de combatir el cáncer avanzado, reseña el diario Granma. En desarrollo se encuentran los proyectos en estudio clínico HeberSaVax, vacuna terapéutica contra tumores sólidos con más de diez años en studio, y CIGB300, con resultados alentadores en el enfrentamiento al cáncer de cérvix. NeuroEpo, CIGB-845 y la molécula JM-20 son también productos en desarrollo contra las enfermedades neurodegenerativas. Se cuenta también con la Tecnología Suma, para la detección de enfermedades en la red de laboratorios; el Alfafeto Proteínas, con una contribución importante a la reducción de la mortalidad infantil en Cuba; y el programa ampliado de inmunización, donde se ha logrado una cobertura de inmunización casi completa contra varias enfermedades, agrega la prensa nacional. El desarrollo de COMBIOVENT, proyecto de ventilador pulmonar cubano de altas prestaciones, dota de una solución propia de ventilador para las UCI, con aplicación directa en la atención a pacientes adultos graves y críticos con la COVID-19 o con otras complicaciones de diversa índole. No hay límites para las potencialidades de la biotecnología cubana en el ámbito de los negocios, un escenario como parte del cual es importante recuperar y reinvertir lo que costó no solo neuronas sino también muchos recursos y dinero de un país al cual le urge recuperarse.

es-cu