Coctelería cubana la tradición de beber con estilo

LA HABANA OSTENTA, POR MÉRITOS SOBRADOS, EL TÍTULO DE CAPITAL IBEROAMERICANA DE LA COCTELERÍA, UNA CONDICIÓN QUE CADA DÍA QUIENES LA VISITAN PUEDEN PALPAR Y DEGUSTAR

TEXTO: JOSÉ RAFA MALÉM, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE CANTINEROS DE CUBA FOTOS: ASOCIACIÓN DE CANTINEROS DE CUBA

2022-11-10T08:00:00.0000000Z

2022-11-10T08:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282205129865293

SUMARIO

Es para nosotros, como profesionales del bar y miembros de la Asociación de Cantineros de Cuba (ACC), un orgullo y un compromiso el que nuestra capital, La Habana, fuera elegida por la Academia Iberoamericana de Gastronomía con la distinción Capital de la Coctelería. El bar en nuestro país data del siglo XIX, período del que no solo podemos hablar de los que practicaron esta profesión, sino también del desarrollo de la gastronomía en general, unido a una historia anterior que venía de los ingleses radicados en nuestra isla. Todo ello se complementa cuando, en los años 20 del siglo XX, producto de la Ley Seca implantada en los Estados Unidos, las personas dedicadas a la industria del ocio y los bebedores, comienzan a radicarse en Cuba, dada la cercanía entre ambos países. Unos buscaban satisfacer el placer de beber y otros explotar las posibilidades de venta de sus productos. Como colofón de este auge en La Habana, el surgimiento en 1924 del Club de Cantineros de la República de Cuba desempeñó un papel muy importante, pues fue el primero en el mundo en el que se agruparon un grupo de camareros –en su gran mayoría españoles y norteamericanos radicados en la isla– que practicaban este ocio. Fue entonces que el Club devino una escuela para todos los cantineros cubanos, al tomar los conocimientos y las experiencias de la coctelería española, la inglesa, la americana y la criolla, lo que propició la creación de nuevas recetas que se hicieron famosas en el mundo y que convirtieron en esa época a La Habana en la Capital de la Coctelería del Caribe. Con el paso del tiempo, estas experiencias y creaciones aumentaron, sobre todo tras la reorganización a partir de 1998 de la actual Asociación de Cantineros de Cuba (ACC), en la que muchos de sus miembros han obtenido importantes premios internacionales, entre los cuales -figura un único Campeón Mundial de Coctelería en nuestro país y en América Latina. La ACC ha venido desarrollando un trabajo de recuperación de los cocteles cubanos más antiguos, vinculando el ron cubano y la coctelería nacional a la cultura cubana en general. Pero es importante destacar que este logro, a través de los años, no es solo de los miembros de la ACC, sino también de los cantineros en general, sean miembros o no; de los somelieres; de los A&B de los restaurantes y los hoteles; y de los maestros cocineros, pues todos han aportado con su experiencia y su arte un granito de arena. ILUSTRES DE LA COCTELERÍA CUBANA La relación de cantineros que dieron fama a los cafés, restaurantes y hoteles sería interminable, pero estos pioneros de la cantina sobresalieron y marcaron un hito en la historia de la coctelería cubana. EMILIO GONZÁLEZ Conocido entre los de su clase como «El Maragato», dejó una impronta que va desde el mismo instante en que se inició con su Ginebra Compuesta, alrededor de 1890, hasta el Daiquirí Natural que trajo del oriente de la nación a La Habana. Contribuyó a la carpeta de cocteles clásicos de Cuba, pues también trajo el Martini a la capital cubana a finales del siglo XIX y creó el Coctel Maragato. MIGUEL BOADAS PERERA En el Floridita descubrió lo que se convirtió en la pasión y razón de su vida: los cocteles, y muy pronto devino el alma del emblemático bar. El vaivén de su coctelera entre sus manos y sus codos en pico, derramando el líquido desde gran altura, era un rasgo que lo distinguía. CONSTANTINO RIBALAIGUA VERT Nombrado «El Constante», convirtió al Floridita en la Catedral de la Coctelería. Este maestro en el arte del bar dominaba a la perfección los secretos de las bebidas y sus mezclas, sabía conseguir el mayor provecho a las viejas tablas barnizadas que adornaban la popular barra y era muy trabajador y emprendedor. Creó los cocteles Daiquirí frapeado en batidora, Papa Hemingway, Presidente, Pepín Rivera y Chaparra. FABIO DELGADO FUENTES Miembro del Club de Cantineros de la República de Cuba, Fabio se convirtió en la figura principal del Sloppy Joe's por 15 años. Luego fue dueño del Bar Actualidades, hasta el triunfo de la Revolución. Aparece representado en el libro de los 1000 Artistas Cubanos, del francés Pierre Maraval, como todo un creador. Su imaginación y sabiduría le permitió crear 31 cocteles nacionales, que forman parte de la historia y de la cultura cubana: El Fabito Kiss, su primer coctel creado; el Cuba Bella, Sweet Heart Special, Los Compadres, El Normandie, Isabel de Amado Blanco, Alta Cocina No. 1 y No. 2, Barcelona 70, Cubanacán, Heidi, Martin Especial, Negroni Especial, Ranchón, Mar Pací¬cos, Beso, Delfín, La Maison No.1 y No.2, Mar Caribe, Sol y Sombra, Buenas Noches, Niña Bonita, Paloma Blanca, Tapón No.1 y No.2, Avispa, Fogata y Soldador. Por su trayectoria profesional, técnica y humana, y ser Miembro Honorario de la Asociación de Cantineros de Cuba, fue seleccionado su nombre para nombrar la Competencia Nacional Anual de Coctelería de nuestra Asociación.

es-cu