Los secretos detrás de una marca

UNA BUENA PARTE DE LA EXCLUSIVIDAD DE LA MARCA COHIBA RADICA EN QUE LAS HOJAS QUE LE DAN VIDA SON CULTIVADAS EN TIERRAS MUY ESPECIALES, Y ALGUNAS DE ELLAS, COMO LA MEDIO TIEMPO, ES MIMADA POR EL SOL Y ESTÁ DOTADA CON NIVELES DE ACEITES QUE LE ATRIBUYEN A

2022-09-05T07:00:00.0000000Z

2022-09-05T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/284434217744817

Origin

Dicen quienes lo fuman que en cada voluta escapada de un Cohiba se van al vuelo montones de pesares y tribulaciones. Su fragancia y sabor trasladan a los amantes de los Habanos a una dimensión donde reina la calma. Y es que las plantas que originan este Habano se cultivan en áreas que le atribuyen características exclusivas. La esencia está en la unión de cuatro factores existentes en Cuba. Lázaro González Moreno, especialista de vasta experiencia en el cultivo de la hoja, explica que la Isla, al estar muy cerca del Trópico de Cáncer, alejada de los rigores ecuatoriales, con una temperatura media anual de 25 grados Celsius y una humedad relativa promedio de 79 por ciento, tributa un tabaco con inigualables parámetros de calidad. González Moreno, quien posee una formación académica como fitosanitario, alega que las zonas tabacaleras cubanas se caracterizan por estar bajo un régimen térmico de máximas, mínimas y medias anuales del aire hasta 25 grados Celsius como promedio. Las condiciones climáticas, definitivamente, influyen en el proceso de los Habanos. «Hay quienes manifiestan que el Habano que se fuma en Cuba sabe diferente al que se degusta en otro país. Eso se debe a que todo el proceso se desarrolla en un ambiente con características muy específicas en cuanto al entorno medio ambiental». Por otra parte, las características de los suelos donde se cultiva el tabaco son fundamentales en la diferenciación de los Habanos, término protegido desde 1967 como denominación de origen, en virtud del Arreglo de Lisboa relativo a la Protección de las Denominaciones de Origen y su Registro Internacional. Lo cierto es que dentro de la propia extensión territorial de Cuba existen condiciones que permiten diferenciar el tabaco cultivado en la Isla en relación con el del resto del mundo. LA MARCA COHIBA San Juan y Martínez* y San Luis*, están ubicados en el epicentro de la cultura tabacalera de Cuba. Como distrito tabacalero de la zona de Vuelta Abajo*, en la región de Pinar del Río, gozan de denominaciones de origen protegidas propias. En esta zona es donde se produce el considerado «mejor tabaco del mundo». Al visitarlas no es difícil comprobar que se está en un paraje donde el tabaco es el rey, y que brinda todos los tipos de hojas que se utilizan esencialmente para la elaboración de los Habanos: la tripa, el capote y la capa. Hay dos formas diferentes de cultivarlo: según el destino final de las hojas, se alternan las vegas de tabaco de sol, cultivadas al aire libre aprovechando el sol a plenitud (hoja para tripa y capote), y otras cubiertas por una fina tela blanca para proteger la plantación de las inclemencias del tiempo y la radiación solar directa, lo que permite un mayor crecimiento y menor grosor de las hojas (capa). Los campos al aire libre abarcan las mayores superficies y proveen las tres diferentes hojas que pueden llegar a componer la tripa de un Habano (volado, seco y ligero). De ellos se obtiene, además, el capote, usado para envolver a ese conjunto preliminar –cuerpo básico de la ligada–, que caso por caso responde a una antigua formulación que distingue y diferencia a cada marca de Habanos y sus vitolas. De las vegas de tabaco tapado se obtiene la capa, hojas muy delicadas, finas y de suave textura, empleadas en el torcido totalmente a mano con tripa larga para la terminación y elegante apariencia final de estas obras de buen gusto y glamour, salidas de la paciente dedicación y la experiencia de los torcedores , los artífices finales y portadores de una buena parte de los secretos de la genialidad de los Habanos. Son muchos los que en esta región viven para y por el tabaco, que palpita, ríe o llora al compás de la cosecha. De esa maravilla sale la gran familia de Cohiba: la Línea Clásica, la 1492, la Maduro 5 y la Cohiba Behike. Esta última tiene la exclusividad de que en sus entrañas hay hojas logradas en la cima de la planta del tabaco, que por su ubicación el sol mima y le regala niveles de aceites que no comparte con el resto del follaje. Su nombre es medio tiempo y su secreto es precisamente ser la favorecida por el Astro Rey de manera especial. Se obtiene de las dos últimas hojas de la parte superior de la planta. Reconocerla en el proceso de clasificación es tarea de expertos, de hombres y mujeres que lidian con el tabaco durante mucho tiempo. Frágiles y delicadas son estas hojas que le dan una fortaleza y sabor exquisitos a estos Habanos de la Línea Cohiba Behike , pero son muy difíciles de obtener, según el productor Esteban Álvarez González, quien subraya que necesitan de un clima óptimo para que se logren. Precisamente, esta escasez natural del medio tiempo convierten a Cohiba Behike en una producción de disponibilidad limitada para los amantes del Habano, contribuyendo aún más a su carácter exclusivo.

es-cu