Entre cócteles cubanos y bebidas árabes

2022-09-05T07:00:00.0000000Z

2022-09-05T07:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/284408447941041

Maridaje

Habano. El concepto de regionalidad demuestra que productos que coexisten en la misma geografía son realmente armónicos. Sin embargo, el estilo del ron favorecerá más o menos esta armonía según su complejidad. Dadas las características de fortaleza media de estas vitolas, rones reservas o afines (Havana Club Reserva y Unión, por solo mencionar dos que ilustran el estilo) son opciones altamente recomendables. Pueden surgir en algún momento del disfrute agradables notas terrosas y de cuero, combinadas con el cedro y la pimienta. La regionalidad tiene que ver también con el café cubano. Las preparaciones gourmets de este por sí solo, en preparaciones (tipo cappuccino) o rociados con espirituosos parecen ser armónicos para estos Habanos de fuerza media. Los vinos fortificados dulces tienen principalmente en su estructura un contenido de azúcar y un nivel especiado según su añejamiento que puede aportar mucho a la combinación. Experimentar con Oportos Tawny y Jereces PX jóvenes permite que exista un coprotagonismo, pues las notas afrutadas se integran perfectamente en el paladar con aquellas ácidas y amargas. El whisky/whiskey parece perfecto también para los Habanos de la marca Cohiba, pero existen tantos estilos que puede resultar riesgosa la combinación con la colección Siglos. El whisky escocés que roce los 12 años, de medio cuerpo y sin turba excesiva, como los elaborados en zonas específicas de Escocia, pueden resultar de veras agradables en el paladar de fumadores de Cohiba en su Línea 1492. Irlandeses, canadienses y bourbons pueden ampliar también la intensidad de aromas de los Habanos descritos, siempre que se equilibren con el nivel de complejidad afín al Habano de fortaleza media. Para los amantes del cognac, el estilo VSOP (Very Special Old Pale) de marcas reconocidas puede aportar notas frutales y florales muy curiosas en la combinación con el Habano. También el cognac clasificado VS (Very Special) es una opción que para muchos fumadores resulta equilibrada. De la misma familia, los brandys españoles de guarda intermedia han demostrado tener éxito con la Línea 1492. El aporte sobre todo de notas dulces sutiles complementa atractivamente las especiadas. Para muchos, los tequilas reposados parecen ser adecuados, específicamente para la marca y su línea objeto de análisis. La sutileza y suavidad garantizan que no se pierda la distintiva presencia de estos Habanos. La lista de bebidas que armonizan con la colección Siglos resulta amplia. Vodkas saborizados, cervezas con carácter achocolatado del tostado de la malta, vinos tintos de cuerpo, champanes vintage, cocteles de autor y muchas más aparecen alabadas por conocedores y expertos que encuentran la armonía deseada. Es de suponer que sea así, pues el Habano merece la misma atención que los demás productos de excelencia en el mundo. Pero de vuelta al principio, la armonía Habano-bebida cae en lo subjetivo. El disfrute es personal y ante eso una frase en latín lo aconseja: de gustibus et coloribus non est disputandum.

es-cu