Cuba cuenta con una sólida industria biotecnológica, capaz de desarrollar medicamentos novedosos e innovadore

POR|BY: LISANDRA FARIÑAS ACOSTA FOTOS|PHOTOS: ROBERTO SUÁREZ/JR, ALEJANDRO AZCUÍ Y ARCHIVO EXCELENCIAS

2021-11-26T08:00:00.0000000Z

2021-11-26T08:00:00.0000000Z

Exclusivas Latinoamericanas

https://revistasexcelencias.pressreader.com/article/282016150597657

SUMARIO

Hace décadas que cientos de empresas y personalidades en todo el mundo vienen descubriendo la "inverosímil" realidad de que un pequeño estado insular del Caribe y subdesarrollado cuente con una industria biotecnológica tan sólida. Pero ha sido con la pandemia de la COVID-19 que han saltado a la palestra mediática, como nunca antes, grandes preguntas: ¿Cómo puede un país como Cuba aportar cinco candidatos vacunales, de ellos tres ya vacunas, a la lucha contra el coronavirus? ¿Sobre qué se asienta la exitosa respuesta de la Isla a la COVID-19? La respuesta está detrás de un robusto sistema de ciencia e innovación tecnológica. Pero no puede explicarse sin tener en cuenta la voluntad política de un Estado que desde el triunfo revolucionario de enero de 1959 apostó porque este fuese un país de mujeres y hombres de ciencia. CIENCIA HECHA PARA LAS PERSONAS El hecho es que Cuba se coloca hoy a la cabeza en el desarrollo de la Biotecnología entre los países del tercer mundo. Este sector tuvo su auge en la década de 1980, cuando la nación contaba con una masa crítica de expertos calificados, en su mayoría formados bajo la reforma educacional impulsada por la Revolución. Se dedicaron enormes inversiones a construir y desarrollar instituciones de investigación que fueron conformando el llamado Polo científico, embrión del actual grupo empresarial BioCubaFarma, que agrupa más de 30 centros científicos y empresas. El impacto social de los productos biotecnológicos nacionales puede encontrarse prácticamente en cualquier área de la salud: desde anticuerpos monoclonales contra el cáncer, las diferentes vacunas preventivas y terapéuticas obtenidas como CIMAvax-EGF —primera vacuna terapéutica registrada contra el cáncer de pulmón—; las tecnologías para diagnóstico; los fármacos para combatir enfermedades virales, el rechazo al trasplante de órganos, las enfermedades crónicas

es-cu